Blog

[masterslider id=”2″]
La iluminación del hogar representa entre el 10% y el 25% del consumo total de electricidad. Es por ello que lograr una iluminación eficiente es algo interesante por los beneficios ambientales y económicos.
A nivel ambiental, consumir menos evita que los recursos no renovables se agoten más rápidamente y por consiguiente la emisión de gases nocivos sea menor. En el aspecto económico no se necesitan muchas explicaciones: si conseguimos consumir menos energía nuestra factura bajará.
La bombilla tradicional aprovecha el 10% de la energía que produce, el 90% restante se pierde en forma de calor.
En las de bajo consumo el 48% de la energía consumida es transformada en luz.
Con la tecnología Led, más del 85% de la energía consumida por una bombilla Led, es transformada en luz.

[masterslider id=”3″]